Mi propósito de vida – CAMINAR

La mayor parte del vecindario estaba dormido y en silencio. Yo, como cada martes y jueves esperando el primer bus para ir a trabajar; no eran ni las 6 de la mañana y del otro lado de la calle una mujer iba corriendo como si la vida se le esfumara.

¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté,
puede añadir una hora al curso de su vida?
Mateo 6:27

Correr, es una de las pocas cosas que el ser humano ha aprendido a hacer muy bien.  Hace algunos años también corría, corría muchísimo, sin importar el clima, las ganas, la hora, mi enfermedad, las lesiones, el desgaste, los consejos, simplemente corría. Correr se volvió parte de mi naturaleza, sin darme cuenta deje de ser un poco yo para ser un poco lo que los demás son y se esperaba que fuera.

Desde muy niña se me inculcó a administrar bien el tiempo, no desaprovechar oportunidades y estar abierta a experiencias nuevas, que en la vida nadie nace sabiendo que todo se aprende, que al final de cuentas lo más importante es disfrutar lo que se hace; los premios y reconocimientos son ganancia  ¡Qué verdad tan simple pero tan difícil ponerla en práctica! Sobre todo en una época donde no se espera a nadie ni a nada.  Hay un ritmo establecido para la marcha, si no armonizas eres un rezagado, un mediocre.

El ser humano es muy extraño porque tiende a jactarse por las cosas que no necesariamente debería. Recientemente, cuando alguien te pregunta ¿cómo estás? la moda es torcer los ojos hacia atrás mientras dices “estoy ocupado” (que no necesariamente es símbolo de productividad), “no tengo tiempo libre”, “estoy muerto del cansancio”, “me pasé la noche en vela”, “no he dormido en varios días”,  “tengo mucho que hacer” Ahora el que no corre no está en nada, la corriente nos empuja a que nos convirtamos en pulpos, especialmente a los de mi generación, es gente que tiene que estar metida en todo; además ser en un perinola estrella no es sinónimo de satisfacción, a veces pareciera que es falta de contentamiento. Es como un mal hábito, todo el tiempo se quiere más (no hablo de metas)  o se necesita la dosis de los aduladores “laiks” en nuestras actividades para sentirnos a gusto y así poder seguir acumulando cerros de trabajo, reuniones para networking, presentaciones power point, cursos de pilates acuáticos, gastronomía neptuniana, economía molecular, psicología robótica y una lista sin fin de actividades.

¿Cómo le hemos hecho para terminar viviendo así?

¿Cuándo olvidamos que somos SER y no HACER humano?

¿Cómo hemos dejado a la prisa y a la competencia adueñarse de nuestro todo?

El día que descubrí que corría y no caminaba -para ser sincera- me asusté ¿a dónde voy? ¿por qué corro? ¿por qué me apresuro tanto?  ¿realmente sé a dónde voy? ¿estoy segura de que ese es mi camino? ¿es ahí a donde quiero llegar y por lo que quiero invertir esta única vida? Mi día estaba planeado de manera tal que si un semáforo en rojo, un tren atrasado, una llamada imprevista, una conversación muy larga se atravesaban en mi agenda llegaría tarde a las 24 horas del día. Porque eso es lo que provoca correr y competir – desapego.  Nos embarranca en lo superficial y como consecuencia no logramos desarrollar lazos profundos con nada ni con nadie.

A pesar de que no tuve mucho tiempo para compartir con mi abuelo paterno, el día de su funeral y sobre todo el instante cuando cerraban su tumba le dio un giro a mi vida, fueron los momentos de introspección más profundos que he experimentado.  Su entierro hizo que me diera cuenta que me gusta la quietud, la luz tenue, los colores pastel, la comida casera, las cosas hechas a mano, lo rústico, que el proceso es tan importante como el resultado, el valor del esfuerzo, que la actitud es tan necesaria como la aptitud, en que no hay necesidad de mostrar vidas de películas hollywoodenses porque al final no hay ninguna diferencia, tarde o temprano la  peregrinación acaba, sin aviso previo y ni tiempo para la despedida, entendí que quería caminar y dejar de correr como tamo arrebatado por el viento para un sin fin de lugares que no eran en lo que deseaba invertir mi yo.

Ya serán varios los años en los que me he regalado tiempo para escudriñarme el corazón y tomar decisiones con respecto a dejar de correr innecesariamente. Quiero caminar, porque al caminar se disfruta del paisaje, de la brisa, de la conversación del vecino, del olor de las flores, del dolor ajeno, de las sonrisas perdidas, de los conejos de los abuelos, …

“Hay noches en las que me voy a la cama con una esperanza caótica, momentos en los que siento que las posibilidades de una vida mejor están al alcance de nuestras manos.  Hoy es una de esas noches.  

Y, entonces, es cuando me pongo a escribir adormitada en la madrugada, con urgencia, como quien saliera a pedir ayuda ante la amenaza de una catástrofe, o como un naufrago que está a punto de ser tragado por el mar, hiciera un último esfuerzo para llamar la atención al barco que está pasando a pocos metros.  

Les pido que nos detengamos a pensar en lo maravilloso que es estar vivo, que es ser humano,  si nos atreviéramos a vivir la vida de otra manera. Les pido valentía, resolución, fuerza de voluntad, solidaridad, eso que nos califica como personas.  Entiendo que hayan cuestiones en nuestra existencia que nos hagan flaquear, pero hay algo que no falla y es la fe de que -únicamente-los valores del espíritu nos pueden salvar de esta calamidad que se acerca y amenaza la condición humana.”   (Adaptado  a mi manera, original de La Resistencia, Ernesto Sábato)

 

15 comentarios en “Mi propósito de vida – CAMINAR

  1. Marta Eugenia Molina dijo:

    Correr y caminar no es lo mismo, lo primero es prisa y ansia… caminar implica reflexión y calma. Me parece que todos aprendemos de diferente forma y no vale la única receta. Es cierto, no perdamos lo importante que es vivir bien porque solo existe el ahora. Lindos pensamientos, felicitaciones para ti. (Bueno, no… gracias Cinthya por recordarme. =) )

    Le gusta a 1 persona

  2. Diana dijo:

    Hola!!!
    Hace poco me di cuenta que mi vida la he vivido muy lentamente. Y te diré que me gustó!
    No podemos evitar las fechas tope y los horarios, lo importante es darte cuenta que tu vida no es un trabajo, ni un título en la pared, ni u a cuenta en el banco.

    Le gusta a 1 persona

  3. Oscar Paredez dijo:

    Inspirador, a veces vamos por la vida corriendo afanandonos y la verdad no vale la pena.

    La muerte esta precisamente para hacernos reflexionar.

    Hay que caminar mas y correr menos y como lei por alli. “Despacio que voy de prisa”.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola, gracias por tu reflexion. Esta nuevo era de trabajo y tecnologia box hace correct mas. Anhelo la epoca de la pasividad, no holgazamiento, sino invertir tiempo en las personal y no en productividad o como tu dices “laiks”. A mi en lo personal, me ayuda tener koinonia genuina con otras personas y este tipo de comunion, amor e interes personal genuino lo he encontrado en personas que tiene una relacion personal con Jesucristo y esto me anima a no correr y dedicated tiempo no solo de calidad pero de cantidad con ellos.
    Saludos y gracias por compartir.
    Mateo 20:28
    Damaris:)

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti porque siempre te tomas el tiempo de leerme y eso es muy valioso para mí. Sí, invertir tiempo en las personas debería de ser lo ideal pero nuestra sociedad ha cambiado el orden de la vida y vemos los resultados, desastrosos.

      Me gusta

  5. Paraorunita dijo:

    Justamente ahora que estoy en camino donde la abu, me chocó al leer esta entrada. Siento que uno quiere dejar de correr porque uno se cansa de hacerlo, pero a la vez siento que estamos “sometidos” a ser parte de una carrerra sin limites, como el

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s