¿De qué estamos hablando?

Un  “regalo” que me hicieron hace mucho tiempo.  

El autor dice que soy la protagonista, pero honestamente no me gustaría acabar así. Sería como hablarle al vacío, muy doloroso amar a alguien que ni siquiera te reconoce, para quien eres un completo desconocido, a pesar de haber compartido hasta tus más íntimos secretos, mientras cerrabas los ojos y sonreías a oscuras.

A estas alturas lo creo, unas cucharadas de lamento, una taza de arrepentimiento y una barra de miedo en el corazón producen demencia.

“Nunca le dije aquello que quería decirle. Y ella nunca se atrevió a hablarme de aquello que quería decirme. Nunca nos dijimos nada de aquello que queríamos decirnos. Nada de nada. Hoy, muy lejos ya de esos años, por fin se lo he dicho. Me miró, se sonrió, y sus ojos se llenaron de lágrimas, y recuerdos, y momentos, y dolores lejanos: “yo también quise decirle eso mismo hace mucho”, dijo, y me abrazó, ¡con tanta intensidad que hasta olvidé mis ochenta años vividos! ¿O son más? Observé su sonrisa de niña hermosa. “Perdón, ¿de qué estábamos hablando? ―Le pregunté.” 

2 comentarios en “¿De qué estamos hablando?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s