La clase de Derecho Internacional Humanitario

La Hormiga Atómica – Mazinger – Voltron – Thor – Flash – Aquaman – G. A. Joe – El Llanero Solitario – El Zorro – Espartaco – Centella – Los Power Rangers – El Hombre Araña – Batman (y Robbin) – He man – She ra – Los Alcones Galáticos – La Mujer Maravilla – Los Thunder Cats – El Capitán Planeta – Superman – Hulk – La Super Chica –
El Capitán América (Puerto Rico) – Los Felinos Cósmicos – Ironman – Las Tortugas Ninja – El Chapulín Colorado – La Mujer Maravilla – Wolverine – Linterna Verde – Flecha Verde – Ciclope – Los Hombres X – Los 4 fantásticos – Antorcha Humana – La Mujer Invisible – Hércules – Astro Boy –  y  …

La primera vez que me cuestioné el por qué necesitábamos establecer parámetros para la aplicación de derechos humanos universales y derechos internacionales humanitarios fue en una clase que impartía un comisionado del Comité Internacional la Cruz Roja en un curso de verano en la USAC (Universidad de San Carlos de Guatemala), habríamos como 80 personas, además en aquel tiempo que un licenciado (como se le llama a los catedráticos) llevara material extra y mostrara fotos y/o videos cortos con el proyector, hacía ilusión a muchos de que la clase iba a ser buena.

En el transcurso de las diferentes actividades, algo chocó en mi mente y salió en forma de pregunta, (la que yo consideré) inocente, y aparentemente fuera de contexto (según el Lic.) ya que se quedó con una cara de “¡estás bromeando niña!” … (ya me dirán ustedes).

– Disculpe Licenciando ¿Para qué necesitamos crear derechos que nos protejan de alguien de nuestra misma especie? o ¿acaso hay seres con poderes sobrenaturales que quieren y puedan dominar el universo y subyugarnos a sus deseos (egoístas)? –

Obviamente, toda la clase se rió de mi pregunta y fue pasada por alto (creo que no la entendieron). Desde ese día, nunca me he dejado de cuestionar “¿por qué un (ser) humano necesita que le garanticen la protección ante otro humano?”,¿no estamos hechos del mismo material? ¿no experimentamos las mismos sentimientos a lo largo d el vida? ¿no es nuestra sangre del mismo color? ¿no todos necesitamos comer algo para sobrevivir? ¿no defecamos a diario (y lo hacemos del mismo color)? ¿no perdemos la visión al entrarnos una basurilla en el ojo? ¿habrá alguien que pueda pasar más de 10 minutos sin respira? ¿no, no ahogamos cuando una minúscula miga se va a la tráquea y no al esófago? y ¿no morimos si estamos bajo las mismas circunstancias deplorables?”

Tal vez, este sea el argumento más débil para defender lo que muchos creen indefendible – la existencia de una realidad espiritual a la que estamos sujetos y dependemos consciente o inconscientemente, queramos o no,  desde antes de entender que estábamos vivos -.

La creación, la popularidad y demanda de superhéroes nos muestra la necesidad intrínseca de un “salvador”, un “Mesías” que pueda intervenir y rescatarnos de nuestra propia naturaleza.

Todos estos seres, unos más humanos que otros, luchan a muerte contra el villano, enemigo y su plan macabro de acabar con todo y todos aquellos que se opongan a su coronación de amo y señor del universo. ¿No les es familiar la frase “voy a conquistar el mundo/universo” – wajajaja? … Pinky, Lex Lutor, Mumm Ra – el inmortal, los villanos de Goku, ¡sí!, control, poder, dominación, riqueza, imposición de sus deseos son los valores a los que aspiran estos seres malvados y deformes (y no hablo de los políticos actuales).

Lo interesante de esto es que, esta infinidad de dibujos animados que nos han “protegido” desde la edad de piedra -Capitán Cavernícola- hasta el futuro apocalíptico -Avengers- si bien ha hecho un buen trabajo manteniéndonos a salvo de las garras del mal, hay algo de lo que todas estas caricaturas no nos han podido rescatar y “eso” es mucho más importante que la ecología, la justicia social, las guerras intergalácticas, las invasiones extraterrestres o plagas maléficas de mutantes con aliento verdoso.

Ninguno de estos “super héroes” han aliviado lo más mínimo en esa constante lucha contra nuestros complejos, nuestros temores, nuestros defectos, nuestros recuerdos tortuosos, nuestras pesadillas, nuestra depresión, nuestras tendencias suicidas, nuestras aberraciones sexuales, nuestros fracasos, nuestras preocupaciones, nuestras desilusiones, nuestra inestabilidad, nuestros enfermos terminales, nuestras preguntas existenciales, nuestro corazón roto, nuestros vicios, nuestros malos hábitos, nuestros huérfanos, nuestros hogares destruidos, nuestros asesinados, nuestro sufrimiento, nuestro cansancio, nuestra indiferencia, nuestra codicia, nuestra contumacia, nuestro orgullo, nuestras pérdidas de seres queridos, nuestra FRAGILIDAD … sí “eso“, lo que callamos frente a todos pero que nos aflige en secreto, ¡sí! esa otra realidad que aunque no la veamos nos tienen atados a muchas cosas que no deseamos.

Más que vencer sobre seres antropomórficos que disparan láser por los ojos y vuelan alrededor del mundo en cuestión de segundos, deseamos un héroe de verdad; uno que ponga paz en nuestro interior; contentamiento y satisfacción en nuestro diario vivir; esperanza en los sueños y futuro de nuestros hijos; que derrame fuerza en los huesos débiles de nuestros viejos; que salpique belleza y aceptación en nuestros ojos cada vez que nos veamos al espejo; que desate perdón y que con suavidad ponga su ungüento en nuestras heridas.

Si dejáramos nuestra soberbia por un lado y fuésemos honestos, no podríamos negar que existe una realidad espiritual (la que ignoramos para que no nos atormente); si aceptáramos que necesitamos constantemente un héroe para nuestro espíritu y alma yo no hubiera tenido que escuchar la clase de DIH y mi pregunta no hubiese sonado ridícula.

“Porque no hay peor ciego

que el no que quiere ver”

13 comentarios en “La clase de Derecho Internacional Humanitario

  1. Diego dijo:

    La primera reflexión que me deja tu escrito, es ver como a diario inconscientemente estamos cayendo en ese juego de poderes, en el juego de darle mas valor a una persona, ya sea por apariencia o por posición, por su estatus, etc,, pero en definitiva todos somos iguales echos de la misma materia.

    Le gusta a 1 persona

  2. SSS dijo:

    Que ondas amiga (Conste que contesto porque Ud. lo ha pedido) con esa confianza que tenemos desde niños fregones, desinteresados, juguetones, comilones, sencillos y hasta brutos, que cuando nos decíamos algo nos “tratábamos mal” y por ello su mamá la regaño varias veces para que no fuera “tan masacre” jajaja (Solo al escribir y recordar me causa risa, que tiempos!!!) es porque la conozco que le escribo (Que conste que no soy tan bueno-ni pretendo serlo- pero ahí va).
    La he leído y ahora que la he escuchado puedo notar algo “raro”. La BMQG que describo al inicio ya se ha ido y en serio que la extraño mucho, muchísimo!! porque ahora percibo enojo, mal estar y hasta como tristeza o decepción, no se algo que no es suyo, lo cual me hace preguntar ?Qué Pasó? ?Qué la cambió tanto?
    Y no me vaya a salir con las pajas de que la vida, los estudios nos hacen “ver mejor” o ser “más analistas” falta alegría, disfrutar de las cosas más sencillas, más insignificantes, sin importar “detalles”, ser más niño vaya y no estar enojado o inconforme con medio mundo.
    No es regaño (A parte de que si lo fuera, ya se que le valdría un pepino) es solo para que lo considere, créame que cuando me invita a leer algún artículo, tengo la ilusión de que será algo alegre, algo de fiesta, algo bonito, pero leyendo los artículos se va acabando la idea, y no digo que esté mala su opinión, lo que trato de decir es que por un rato, le valga madre, lo que está mal en el mundo y celebre el estar en el mundo.
    La quiero como amiga, siempre la he admirado por su fuerza, por su valentía, por lo que ha logrado, la respeto mucho, lo único que trato decirle es que le diga a BMQG que regrese porque el mundo necesita más risas, más locuras, más comer hasta reventar y que nos importe poco lo demás, necesita más gente como usted.
    Un abrazo!!!

    Me gusta

    • Antes que nada gracias por leer los posts y comentar. Veo que nuestra amistad ha trascendido en tiempo y espacio 🙂 podemos dejar de vernos por larrrrgo rato pero al final todo sigue igual. No estoy molesta, ni perciba mi respuesta equivocadamente, al contrario me hace ver que lo que escribo sea porque estén de acuerdo o no, provoca cosas en quienes lo leen, en este caso usted.
      SSS, todos cambiamos con el paso del tiempo o ¿no? Además, su amiga orugafeliz lleva casi la mitad de su existencia viviendo en sociedades con valores y reglas de juego distintas, supongo que algo de todo eso le ha calado (no digo que sea bueno ni malo), ella no es infalible. Además, se ha acostumbrado a estar y pasar tiempo sola, le gusta, y aunque no lo crea se carcajea con frecuencia. SSS, desde hace dos años llegaron a mi vida otras responsabilidades, ahora tengo un “hijo” (Rts) a quien cuidar, han aparecido otras prioridades y mi mente está constantemente, buscando caminos, ideas, etc. para el desarrollo pleno de mi hijo. También, en la vida a uno lo lastiman, de ciertas cosas me ha sido difícil pasar la página y en esas estoy. La orugafeliz, bromista, risueña (y ahora, hasta irreverente y un poco mal hablada ;P ) que usted recuerda todavía está ahí, completita. Eso sí, ahora mucho más inconforme que antes, inconforme con lo que le rodea, por eso vive y hace lo que hace, para intentar dar a otros un pelín de todo lo que ella ha recibido.^^

      Me gusta

  3. Sebastián Garzón dijo:

    Excelente artículo. Te felicito, Siempre hemos pensado en un super héroe que nos salve o ayude en cualquier dificultad. Pero nunca nos hemos definido a pensar que nuestro super héroe esta dentro de nosotros y es nuestra espiritualidad y fe. Que nos ayuda a romper barreras y a crear una mejor consciencia para ayudarnos y ayudar a los demás.

    Le gusta a 1 persona

  4. MRLN dijo:

    Si bien es cierto que las películas actuales de superheroes son estrategias “hollywoodenses” para hacer millones con la esperanza y la fantasía Humana, y promoción del ejército estadounidense, a mi criterio, son basadas en personajes “reales”, me refiero, en el caso de los villanos, a nuestros actuales gobernantes (por gobernantes no sólo digo jefes de estado, sino también empresas y organizaciones financieras) quienes buscan su propio beneficio y obtención de poder a costa de vidas humanas y la naturaleza.

    Le gusta a 1 persona

    • Sí MRLN la descripción de villanos les queda como anillo al dedo a todos los que intentan dominar y controlar a nuestras sociedades, independientemente del campo en el que se desarrollen, empresaria, político, militar, tecnológico o académico. Gracias por compartir tu opinión.

      Me gusta

  5. Bliss dijo:

    Gracias por compartir algo como esto!!!!
    Definitivamente es la realidad de la vulnerabilidad humana, lo cierto es que hay esperanza……….
    Hay pensamientos que son mejores que los nuestros, Sus pensamientos nos llenan de futuro, son de bien y no de mal y son esperanza.
    Lo lamentable en este sentido es que no todos tienen acceso a escuchar de Él, otros no quieren escuchar de Él y muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchos otros no tienen el valor de hablar de Él.
    En resumen: tu nota me llena de esperanza tanto como me desafía 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s